Senderos de Chile

La geografía nacional ofrece una serie de puntos que invitan a tomar la mochila e internarse en la naturaleza diversa que ofrece el país.

Dimitri B. | Flickr
Dimitri B. | Flickr

Paisajes andinos, un extenso litoral, desiertos en el norte, bosques y selvas en el sur, además de la imponente Patagonia, son cautivadoras opciones para quienes disfrutan de cargar una mochila en la espalda, caminar senderos y maravillarse ante la magnificencia de la naturaleza. Y no es necesario alejarse mucho de los principales radios urbanos para hacer trekking.

El Sendero de Chile es una iniciativa gubernamental que promueve el conocimiento del país a través de medio centenar de caminos  debidamente habilitados, que cuentan con mapa y  acceso a zonas patrimoniales de singular atractivo y valor. Es una gran ruta que permite conocer los principales atractivos nacionales.

Diversos Parques Nacionales, además de otros tipos de reservas, cuentan en su interior con senderos de diferentes grados de dificultad. Ya sea para expertos o para principiantes, caminatas de un día de duración o más de una semana, los senderos representan una oportunidad de conocer lugares de Chile a los que solo es posible llegar a pie.

A continuación, presentamos una lista con algunos lugares que cuentan con increíbles senderos. Muchos de ellos quedan en zonas rurales o completamente silvestres que hacen necesario el autocuidado del deportista y el uso de buenos zapatos, bloqueadores y alimentos no perecibles. De este modo, hay seguridad de que la experiencia será, finalmente, una comunión de vida y naturaleza.

Parque Nacional La Campana: En la V Región, las ocho mil hectáreas protegidas y convertidas en Parque Nacional en 1967, fueron declaradas Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1987. Poseen una enorme riqueza natural en que convergen el bosque esclerófilo compuesto por peumos, espinos y litres, entre otros, y un área en que se desarrolla la palma chilena, Jubaea chilensis, con más de 62 mil ejemplares que proporcionan un marco geográfico único en Chile.  Hay senderos de trekking, destacando el que une, en seis horas, el sector de Ocoa con el de Granizo, con grandes vistas a los valles de la V región y el sendero Andinista. Son ocho horas ida y vuelta, que se coronan en la cima del cerro La Campana, con una impresionante vista de Los Andes y el Pacífico.

Santuario de la Naturaleza Yerba Loca: Ubicado en la curva 15 del camino a Farellones, muy cerca de Santiago, a sólo 25 kilómetros de distancia, se abre este paraje montañoso de 39 mil hectáreas que ofrece en su interior una caminata para dos días hasta llegar al bello glaciar colgante La Paloma. Los paisajes del cordón cordillerano y la permanente vista de avifauna acompañan los 15 kilómetros de ida.

Cerro Provincia: Se encuentra a más de 3.000 metros de altura sobre la comuna de Lo Barnechea, en Santiago. De los cerros del cordón San Ramón, compuesto además por los cerros Tambor, Ramón y Punta de Damas, el Provincia es el más visitado. De terreno seco o árido durante la mayor parte del año, desde su cumbre es posible divisar aves rapaces y carroñeras, como el cóndor o el aguilucho. Luego de cinco o seis horas de travesía, se aprecia una vista panorámica inigualable de la cuenca de Santiago.

Reserva Nacional Altos de Lircay: De especial fama en el último tiempo, esta reserva natural se encuentra en los faldeos maulinos. Cuenta con diversos recorridos de diferente dificultad, destacando el que lleva al sector de Enladrillado, al Mirador del Venado o el circuito Cóndores. Es posible hacer recorridos por el día, pero la cantidad de atractivos naturales en la zona invitan a dedicar más jornadas en los senderos de la reserva.

Parque Nacional Huerquehue: Muy cerca de Pucón, en la región de la Araucanía  y en plena precordillera, se ubica uno de los parques nacionales más afamados de este sector por su belleza escénica. Destacan miradores, lagunas internas y bosques de araucarias con vista al lago Caburgua. Con una extensión de 12.500 hectáreas, constituye un poderosos atractivo para los amantes del trekking con varios senderos, como el recorrido Los Huerquenes de una duración estimada de tres días.

Volcán Villarrica: Este es un típico trekking de montaña, con uso de piolets y crampones. Tras cinco horas de ascenso se arriba al cono del volcán que se encuentra aún en actividad. La vista desde la cima es inmejorable, se aprecian las cuencas de los principales lagos y el volcán Lanín. Es necesario subir con guía y el descenso se puede realizar sentándose en la nieve y deslizándose velozmente.

Ruta de los Jesuitas: Se trata de un recorrido por el interior de un prístino valle de cerca de 70 kilómetros de largo, que une el estuario de Reloncaví con el lago Todos Los Santos. Llega a San Carlos de Bariloche, Argentina.  La ruta recorre parte de lo que fue el mítico sendero de los Jesuitas, descubierto por los propios religiosos en el siglo XVIII, mientras buscaban el modo de acceder a la zona del lago Nahuel-Huapi, allende los Andes. Hay bellezas superlativas como laguna Cayutué y el volcán Tronador.

Parque Nacional Chiloé: El Parque Nacional Chiloé tiene una superficie de 43.057 hectáreas divididas en tres sectores. El primero corresponde al sector Chepu, con 7.800 hectáreas, el segundo al sector Anay, con una superficie de 35.207 hectáreas, y el tercero está conformado por el islote Metalqui, de 50 hectáreas. Desde la zona sur hay un hermoso trekking de tres horas por la playa Anay. Es uno de los escasos puntos para observar el Pacífico y su bravura, mientras la solitaria playa colinda con un hermoso bosque nativo.

Torres del Paine:
Es el sitio más famoso de Patagonia y seduce año a año a miles de mochileros que realizan trekking y se contactan con la naturaleza patagónica de manera profunda. Dentro del parque hay diversos recorridos para todos los gustos, siendo los más conocidos la W y el circuito Macizo del Paine, más conocido como la O. Si bien ambos son considerados difíciles, el primero tiene una duración estimada de cuatro días, mientras que el segundo se extiende por diez jornadas. A pesar de la dificultad, son recorridos altamente recomensables, pues entregan increíbles vistas de la instrincada formación cordillerana del Paine y del majestuoso Campo de Hielo Sur. El verano es la época propicia para iniciar la travesía y se recomienda un acondicionamiento físico previo.

Isla Navarino: Ni más ni menos que la caminata más austral del mundo, conocida como Dientes de Navarino, tiene lugar en esta isla. Con alturas que sobrepasan los mil metros, las montañas de la isla Navarino son una presencia permanente y sus formaciones semejan una mandíbula con encías de nieve. La caminata tiene una duración estimada de cinco días, pero hay que estar atento a los cambios en el clima que pueden alargar las jornadas.