Un recorrido por las nuevas rutas patrimoniales de Chile

65 son las rutas que ha dispuesto el Ministerio de Bienes Nacionales hasta ahora, con el fin de ser “un medio de acceso de todos los chilenos en el conocimiento de la belleza de nuestro territorio, de nuestras expresiones locales”.

Windhond
Imagen: manko

En sus 4.300 km de largo, Chile posee un patrimonio natural diverso y a veces poco explorado. Es por eso que el año 2001, el Ministerio de Bienes Nacionales se propuso habilitar circuitos que dieran acceso a espacios naturales de alto valor paisajístico e histórico a lo largo de todo el país. De esta forma nació el programa “Rutas Patrimoniales” que hoy cuenta con 65 rutas habilitadas, las cuáles se clasifican dentro de 4 categorías: rutas naturales, culturales, de derechos humanos e indígenas. Aquí presentamos algunas de las que se destacan en el sitio de web del programa.

Ruta Patrimonial Nº7 – Cabo de Hornos, Lago Windhond: Este circuito, incluido dentro de la categoría de rutas naturales, requiere de 3 a 4 días para completarse. El punto de partida se encuentra en el sector de La Cascada y termina en el río Ukika, aunque dada la forma en Y de la ruta (graficada en el mapa que provee el sitio), existen diversas alternativas para realizarla. Dentro de los 41 kilómetros que comprende se destaca su conexión con el cordón de los Dientes de Navarino, la Laguna el Salto y el río y lago Windhond.

Ruta Patrimonial Nº63 – Fiestas Tradicionales y Populares del Norte: Tarapacá: Si bien las rutas culturales a veces están sujetas a fechas particulares, vale la pena organizarse. El norte de Chile ofrece una variedad de fiestas que reflejan las tradiciones altiplánicas que se mantienen hasta hoy en día, siendo la fiesta de La Tirana la más grande y popular de todas. Cada 16 de julio, en la localidad del mismo nombre se reúnen fieles de Chile, Perú y Bolivia para dar sus homenajes a la Virgen del Carmen a través de coloridos bailes, música y más. Otras fiestas presentes en esta ruta son la Fiesta de Cristo Salvador de Limaxiña, la Fiesta de San Lorenzo, que se extiende desde el 7 al 10 de agosto y la Fiesta de San Andrés, que se celebra cada 30 de noviembre.

Ruta Patrimonial Nº44 – Valle de Azapa, Ruta del esclavo: Cuando los españoles llegaron a América, trajeron con ellos un grupo de esclavos africanos. Una importante concentración de esclavos se radicó en el Valle de Azapa, situado al norte de Chile, en la región de Arica y Parinacota. Allí se han formado diversas asociaciones de grupos afrodescendientes. La ruta se clasifica dentro de la categoría indígena, con el fin de conmemorar a esta fracción de la población e incluirla dentro de la diversidad étnica de la cultura chilena. En ella destaca el Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, en el que se encuentran las máquinas que eran operadas por los esclavos.

Ruta Patrimonial Nº48 – Ruta de la Memoria: Hasta ahora ésta es la única ruta enmarcada dentro de la categoría de Derechos Humanos. Ubicada en Santiago y sus alrededores, en sus tres tramos, la Ruta de la Memoria incluye hitos como Londres 38, antiguo centro de detención y tortura, La Vicaría de la Solidaridad, que fue reconocida por abogar por los Derechos Humanos durante la dictadura y el monumento Las Sillas, ubicado en el kilómetro 18 de la Avenida Américo Vespucio, que conmemora a tres disidentes asesinados durante la época.

A estas cuatro rutas, se le suman 61 otras que buscan transformar espacios cotidianos en circuitos patrimoniales, ya sea por su geografía o su carga cultural o simbólica.

Esta entrada también está disponible en Inglés